Los espacios verdes en las ciudades pueden evitar muertes prematuras

Fuente: JANO.ES · 26 noviembre 2019

«El mayor estudio realizado hasta la fecha confirma que un incremento de estas áreas en torno a la vivienda se asocia de manera significativa con una menor mortalidad prematura.»

Las áreas verdes se han planteado como determinantes para la salud, mejorando el metabolismo y el bienestar a través de distintos mecanismos. Este estudio se propone a hacer una revisión sistemática de la evidencia epidemiológica desde estudios longitudinales que han investigado los espacios verdes y su relación con la mortalidad prematura. El equipo de David Rojas-Rueda, Mark J Nieuwenhuijsen, Mireia Gascon, Daniela Perez-Leon, y Pierpaolo Mudu, ha evaluado esta evidencia con meta-análisis para determinar funciones de exposición-respuesta para futuras evaluaciones cuantitativas de impacto sobre la salud.

Este estudio ha encontrado evidencia de una relación inversa entre entornos verdes y mortalidad prematura. En consecuencia, las intervenciones para aumentar y distribuir espacios verdes deberían considerarse como una estrategia de intervención pública en salud.

El entorno urbano ha sido propuesto como un elemento clave determinante de salud en todo el mundo. La mitad de la población global vive en entornos urbanos, y los cambios en el diseño urbano, junto a la introducción de áreas verdes, ha parecido mejorar la salud de la población. Los espacios verdes se asocian a una mayor actividad física, la reconstrucción mental o física, un mayor capital social y servicios de ecosistema, tales como una mayor calidad de aire, menos ruido de tráfico, menor efecto de isla de calor y mayor biodiversidad. Los espacios verdes también se han asociado con una mejor salud mental y con beneficios para el sistema inmune y el metabolismo, mejoras en el proceso de embarazo, una reducción en enfermedades cardiovasculares y una reducción de mortalidad prematura. Es cierto que los espacios verdes también se relacionan con algunos riesgos para la salud, como la exposición a alérgenos, pesticidas, herbicidas, enfermedades transmitidas por insectos, lesiones accidentales debido a actividades físicas al aire libre y exposición excesiva a radiación ultravioleta. Sin embargo, por encima de todo esto, la mayor parte de la evidencia epidemiológica indica que la exposición a espacios verdes resultaría beneficiosa para la salud.

Publicado en ‘THE LANCET PLANETARY HEALTH’. Web relacionada: The Lancet Planetary Health (2019); doi: 10.1016/S2542-5196(19)30215-3

 

 

Imagen de portada: theculturetrip.com. Imagen de entrada: globalsecuritywire